DEBATE

EL DIBUJO A MANO ALZADA COMO HERRAMIENTA PROYECTUAL

A.P.

Voy a hacer una aproximación a los diferentes modos de dibujar y los objetivos de cada uno de ellos. No es una clasificación exhaustiva sino tentativa y la propongo  para centrar mi posición en el debate que vamos a mantener. De estos, que he llamado modos de dibujo, la primera referencia  es el dibujo documental, tanto para registrar un elemento como para informar de él a terceros. Otro posible modo sería el que podríamos llamar  analítico, por medio del cual se avanza en el conocimiento de un suceso material. Otro de carácter interesante, creo, interesante,  es el dibujo como medio para  sintetizar un complejo campo de sucesos.

Voy a dar un salto, sobre otras modalidades del dibujo, para centrarme en el que interesa en este debate. El  dibujo como herramienta creativa, y me permito argumentarlo  sobre experiencias personales de hallazgos proyectuales, en los que el consciente ha ido detrás de otras capas de comportamiento. Me refiero a casos en los que, en estado de relajación del consciente, por ejemplo, garabateando mientras hablaba por teléfono, terminando la conversación, he descubierto lo que el lápiz con la mano hacía, había, por su cuenta, resuelto la situación de proyecto que me ocupaba. U otra, inolvidable, empeñado en la búsqueda de un argumento proyectual para el concurso de la iglesia de Tres Cantos, esencialmente “místico”, constantemente la mano sobaba, impúdicamente, la parcela como si tuviera en sus manos el arco de un violín (lo recuerdo así) y cuando le exigía obediencia, producía tentativas dolorosamente torpes e inútiles ……..hasta que decidí  dejar que la mano y el lápiz fueran por delante de mi  voluntad, y en ese estado, y en minutos, de aquel folio – que acompaña este debate – emergió el proyecto, que decidí desarrollar. Daba igual ganar o no ganar, era importante superar, como fuera, aquella neurosis. La historia es conocida: gané el concurso y se construyó, después de una historia para ser contada algún día. Aquello me enseñó a tener confianza en la espontaneidad de la mano alzada experta.

E.S.

Más allá del dibujo analítico de la observación y reproducción científicas, que ha dejado ejemplos de enorme belleza como los del anatomista flamenco Verheyen, el neerlandés Ruysch o los de las conexiones neuronales de Ramón y Cajal, por citar solo algunos, nos centramos en el dibujo intuitivo como medio creativo de exploración. El dibujo que parte de la total libertad e independencia al abordar un papel en blanco, que es el inicio, el comienzo, del proceso proyectual donde lo inesperado emerge en un proceso que activa nuestras emociones y sensibilidades para generar nuevos conceptos.

Cuando  hablas de la relajación del consciente estamos activando la acumulación de experiencias sensoriales que tenemos acumuladas en nuestro cerebro y establecemos conexiones entre distintos pensamientos que se han ido superponiendo como capas de conocimiento y que emergen en el dibujo creativo de forma intuitiva. Este es un mecanismo que puede ocurrir de forma natural y espontánea como cuando tú estás hablando por teléfono, pero que en mi caso en la mayoría de las ocasiones tiene que ser forzado para evitar la tendencia natural al método analítico que nos resulta más fácil por ser conocido.

Necesitamos de nuestra mano para pensar, para imaginar, para entender el problema y al hacer (dibujar) somos capaces de poner en relación a nosotros mismos con los materiales, los lugares y los procesos arquitectónicos. El arquitecto es capaz de entretejer así  los dos mundos de lo físico y lo poético.

A.P.

El dibujo a mano alzada es, quizás, el vínculo más eficiente entre el “preconsciente”, donde Freud dice, reside la creatividad, y el mundo exterior. Respecto de mi carrera proyectual tengo que afirmar que así ha sido. No pretendo emular a Picasso cuando dice “Yo no busco….. encuentro”; pero algo de ello diría de los incontables casos en que, efectivamente, una paradójica situación en la decisión para intervenir en el entorno humano el dibujo a mano alzada, en algo así como una ceremonia mágica y de un modo intuitivo, pero solventemente informado, ha tirado de las decisiones, más o menos innovadoras, en las que se sustenta el trabajo creativo del arquitecto. Y sorprendentemente, al menos en mi caso, de qué modo la calidad gráfica del resultado avala la fiabilidad de lo que descubre

E.S.

Pensar a través de la acción “Yo no busco… encuentro” ayuda a comprender los problemas y a desarrollar un entendimiento intuitivo. Mediante este aprendizaje experimental generamos un conocimiento tácito, sin codificar, sin reglas, que no se puede expresar con facilidad, en donde de una manera simbólica en esa ceremonia mágica que comentas somos capaces de desarrollar un pensamiento conceptual abstracto.

A.P.

El dibujo como modo de intervención del ser humano en el medio exterior inmediatamente se estructuró como un lenguaje, probablemente de carácter mágico, y se manifestó con toda probabilidad, directamente del pigmento al soporte. Evolucionando, en la medida que se incorporaron utensilios para enriquecer el resultado.  Sigamos a A. Hauser en la descripción del creador paleolítico, y del increíble realismo como cazador de sus invocaciones de la fauna a cazar. Todavía con escasos instrumentos intermedios, instrumentos, que los antropólogos llaman “extensiones” (muy interesante es recordar la secuencia de “2001, Una odisea del espacio” maquinada por A. Clark y S. Kubrik en la que el “pitecantropus” se defiende, por `primera vez, con un hueso que lanza victorioso y exultante al espacio…..al futuro). Bien, he ahí la primera extensión del ser humano para intervenir en el medio.  Vendrán la lanza, la espada, el arco y la flecha, la ballesta, la catapulta, el arma de fuego etc. y esto solo referido al territorio de las contiendas.

Pues bien, los antropólogos nos dicen que en la medida que la extensión es más potente e incrementa la capacidad para dominar el entorno que sea, la extensión impone sus leyes a costa de la libertad de su uso. En esta secuencia, al dibujo a mano alzada y del mismo modo que a la herramienta le sigue la máquina, le sigue “la delineación” – simplificando – y a ésta, el CAD. Y en lo que concierne a este debate, el CAD es una potente máquina de precisión, de documentación y de su trasmisión a terceros, pero: ésta es la cuestión ….una reducción grave en la relación del preconsciente y el mundo exterior, que ahora solo puede ser lógico-deductivas que es una situación en las antípodas del preconsciente actuando

No sería justo si no añadiera que profesionales sobradamente acreditados contestan a todo lo que digo con la afirmación de que todavía con la informática no se ha alcanzado la expertización que el dibujo a mano alzada tiene. Cuando esto ocurra el manejo de la informática será mucho más eficaz para la investigación arquitectónica.

E.S.

Con la irrupción del diseño digital y la tecnología, se constata una pérdida de humanidad en el mundo y en la profesión del arquitecto. La sociedad digital que ha ganado en velocidad y capacidad de manejo de datos y situaciones,  impone una comprensión automática de los problemas de forma que no hay tiempo para activar las capas de conocimientos y recuerdos y adquirir nuevas experiencias.

22…PS

No rechazamos el dibujo informatizado pero invocamos el dibujo a mano alzada como liberador inmediato de las emociones del creador sobre el mundo real y detonante que activa la acción crítica. Reivindicamos el papel del dibujo creativo en la profesión y en la formación pedagógica del arquitecto como la herramienta que relaciona nuestra manos y nuestro intelecto, nuestra creatividad y nuestro pensamiento, en un proceso de relación multisensorial.

Deja tu opinión, si quieres...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.